Saltar al contenido
Rezar a DIOS

Cristo de la Iglesia de San Marcelo (Roma)

La imagen del Cristo milagroso que el Papa Francisco visitó el 16 de marzo de 2020, en la iglesia romana de San Marcelo para rezar por el fin del corona virus, fue retirada de su altar y transportada a la Plaza de San Pedro para que pueda estar presente el viernes durante la bendición Urbi et Orbi del Santo Padre.

En la tarde del 27 de marzo, el Papa Francisco convocó a una hora de oración universal, en la plaza de San Pedro.  En una plaza desierta y una tarde lluviosa, estaban las imágenes del Cristo de San Marcelo y la del icono de la Virgen Salud del Pueblo Romano, a la entrada del pórtico de la basílica de San Pedro. El Papa acompañado solo por el camarlengo, oró y brindó la indulgencia plenaria al mundo entero por la pandemia del corona virus.

En la cuaresma del jubileo del año 2000, la imagen fue llevada hasta el altar de la basílica de San Pedro, donde el papa San Juan Pablo II celebró “El año del Perdón”.

Esta escultura fue venerada como milagrosa por los romanos después de ser la única imagen religiosa que quedó ilesa tras el incendio que destruyó completamente la iglesia el 23 de mayo de 1519. Menos de tres años después, Roma fue devastada por la “peste negra”. A pedido de los fieles, el Cristo milagroso fue llevado en procesión desde el convento de los Siervos de María en Vía del Corso hasta la Plaza de San Pedro, deteniéndose en todos los barrios romanos. Esto sucedió a pesar de la oposición de las autoridades de aquella época, que trataron de evitarla por temor al contagio. La procesión duró 16 días, del 4 al 20 de agosto de 1522. Cuando el crucifijo fue devuelto a San Marcelo, la plaga había desaparecido por completo de la ciudad. Desde el año 1650, el Cristo milagroso ha sido llevado en procesión a San Pedro cada año sagrado, alrededor de cada 50 años.

Iglesia de San Marcelo en la via del Corso

Esta iglesia data del siglo IV, fue erigida por el Papa Marcelo I, quien fue perseguido por Majencio y condenado a realizar trabajos pesados hasta su muerte. Allí descansan sus restos.